La libertad y la producción musical

19 diciembre, 2016 0 Por admin

La libertad de los consumidores es un valor contrario al desarrollo musical, pero, ¿realmente lo es?, o es fruto de un cierto vacío de contenido que se da en precisamente en la producción artística que es incapaz de compatibilizarse con ella, ¿las innovaciones tecnológicas han rebasado las capacidades del ser humano, de su humanidad? Y entonces ¿se produce una dualidad una lucha entre la libertad de cierto grupo contemplativo ante la libertad del creador del arte musical? De manera concreta el problema se entabla en quien es responsable de que sea un problema descargar musica gratis, deberíamos entender que en cierta forma ambos son responsables, pero ante cualquier creación, me parece el creador  tiene mucha más responsabilidad respecto al tema que el público en sí mismo.

Respecto las formas de disfrutar la producción musical artística

La producción musical no se limita a generar tracks para ser oídos, sino más bien es un conjunto de elementos mucho más complejo, contenido multimedia, presentaciones en vivo, interrelaciones con otras formas de arte, conjunción con otros artistas musicales, fabricación de productos con cierta calidad que seducen a los consumidores, entonces si bien en cierto momento descargar musica gratis, se puede entender como un obstáculo para la producción musical, bien podría ser un elemento para promover el propio arte musical,  el artista real no es un  ser estático incapaz de acondicionarse a los problemas de su tiempo y si lo es quizá debiera afrontar otro problema más dramático, su extinción.

¿Realmente el derecho del artista se opone al derecho del público?

Sería muy cerrado creer que la única fuente de ingreso que ellos van a percibir es solo por la música digital que pueden vender, la calidad del artista se refleja en sus distintas formas de despliegue, la capacidad de interactuar con otras formas de arte, va ser un elemento que le va permitir introducir su esencia en otros campos artísticos de los cuales puede sacar su partida económica, trabajar en el fondo musical de películas, ser parte de la vanguardia persuasiva de toda clase de campañas sociales o políticas, y entendiendo la posición más radical que se podría oponer a estas alternativas la más generalizada en la época postmoderna, “El arte por el arte”, esta se suicida así misma, porque no contempla la necesidad de sustento del propio artista, hay condicionantes que definen el curso del arte y estas son parte de una época, a partir de todo esto descargar musica gratis en vez de ser un problema puede servir para promover el propio arte en sus inicios, para que así el artista en vez de preocuparse por venderlo de una forma particular, pueda ampliar su despliegue de tal forma que halle remuneración en otras formas de representación artística que no son reducibles a un mero track en formato digital, el arte se siente y es preciso que para sea digno de ser consumido, no se reduzca a la sensibilidad de solo un sentido, el auditivo.

Del curso musical artístico actual

Entendiendo que los medios electrónicos han generado una condición que no se puede suprimir, porque esta rebasa  la capacidad de acción política de toda clase de artistas diseminados en distintos géneros, estratos sociales, condiciones intelectuales y demás brechas que hasta ahora incapacitan la posibilidad de oponerse al ideal de universalidad que  trae consigo el internet y su fantasma globalizador, el curso artístico musical debería ir dirigido a  sobrepasarse a sí mismo,  y en un sentido estricto, hay que entender que  si bien ya no pueden evitar que se descargue su música de forma gratuita, pueden entonces acoplarse a nuevas tecnologías que la protejan en el caso de estar más apoyados en la posición conservadora, y me refiero a superarse, porque antes no había esta necesidad de cuidar su propia producción musical, ahora deberán hacerlo y  trabajando a la par con las tecnologías necesarias para ello, por el otro lado si deciden ver su producción en formato de audio digital solo como un medio, entonces sí o sí tienen que  encontrar la manera de integrarse a otras formas de arte o de distribución de su propia producción artística.